pilates yoga

Diferencias entre Yoga y Pilates, ¿cuál hacer?

El Pilates y el Yoga son dos de las disciplinas más de moda en la actualidad.

A pesar de la gran popularidad de estas dos disciplinas, mucha gente sigue pensando que se trata solo de estiramientos o de relajación, y no ven las diferencias entre una y otra. Queremos aclararos qué tienen en común y qué diferencia a Yoga y Pilates.

Lo que diferencia al Yoga y al Pilates

La diferencia más notable entre el Yoga y el Pilates es que el Yoga tiene un componente espiritual que el Pilates no tiene. La práctica de las diferentes asanas y posturas y de las distintas respiraciones en el Yoga, va encaminada hacia la meditación, el Pilates es más físico.

El Yoga nació con esa idea de meditar y de alcanzar un estado de paz y quietud (aunque en la actualidad algunos tipos de Yoga como el Vinyasa o el Vinyasa flow están más encaminados al trabajo físico), pero el Pilates surgió como un método de rehabilitación primero y como un aprendizaje para aprender a mover nuestro cuerpo de forma más eficiente.

Por otro lado, Pilates utiliza una serie de máquinas (introducidos por el creador) y de implementos o accesorios que no se usan en Yoga, donde se trabaja solamente con el peso corporal (además del uso de correas y bloques de Yoga para facilitar algunos ejercicios).

Lo que une al Yoga y al Pilates

Ambas son disciplinas que nos van a ayudar a mejorar nuestra postura corporal, no solo durante las clases, sino a lo largo de todo el día. Esto lo consiguen gracias al trabajo de nuestra zona central que realizamos en ambas clases, musculatura responsable de nuestra postura. También mejorará, de igual manera, nuestra alineación corporal.

Tanto el Pilates como el Yoga trabajan la movilidad articular y la flexibilidad, pero debemos tener en cuenta que la flexibilidad es una característica física básica que se trabaja y en la que se consiguen mejoras con el paso del tiempo.

Entonces, ¿me quedo con Pilates o con Yoga?

Se pueden practicar ambas disciplinas, no hay ningún problema en combinarlas, de este modo podemos obtener los beneficios de ambas sin tener que renunciar a nada.

Sí es importante que dentro de cada una de las disciplinas elijamos el tipo que mejor se adapte a lo que necesitamos, es decir si un Yoga más físico o más espiritual o un Pilates rehabilitación o Pilates clásico, etc.

Practicar cualquiera de estas dos disciplinas nos va a beneficiar tanto en nuestra vida diaria como en la práctica de otros deportes; si todavía no os habéis animado a probar ninguna de ellas, ¡hacedlo ahora!

Por suerte en nuestras instalaciones tenemos ambas.

Consulta nuestros horarios aquí:

Horarios

También te puede interesar